¿ENTRENANDO EN EL CENTRO COMERCIAL?

Puede que el siguiente escrito no sea un artículo muy convencional sobre el entrenamiento del fútbol, pero el proceso formativo al que estoy auto-sumergido me ha llevado hasta aquí…., y es que no pude evitar esbozar una sonrisa cuando hace unas semanas, cayó en mis manos el libro Dinámica de lo impensado, de Dante Panzeri y leí el párrafo que sigue:

“ Me tocó ser “profesor de tránsito” de un jugador de fútbol que compró su primer automóvil sin haber manejado jamás un                        automóvil. Jugando al fútbol, “mi alumno” se caracteriza por la astucia para estar siempre destapado, siempre más libre que los demás de la oposición directa del adversario. Mi labor pedagógica en conducción automovilística no necesitó de más de dos minutos, los suficientes para que aquél me dijera, en su futbolistizada jerga:

–          ¡Entonces, quiere decir que para andar bien en automóvil hay que empezar lo mismo que para jugar bien al fútbol: rajarle a la gente!

En poco tiempo noté que, manejando un automóvil o una pelota de fútbol, aquel experimentado futbolista, y novicio conductor, usaba una misma técnica: la de su capacidad para resolver, improvisando, cambiando, haciendo jugar lo espontáneo sobre lo pensado. No choca.”

Sonreí, pues me sentí identificado. Tengo la suerte de vivir en Hong Kong y me paso gran parte del día transitando dentro de los cientos de Shopping Centre que vertebran la ciudad, y en mis zigzagueos entre la multitud de personas que día tras días, hora tras hora, minuto a minuto, se cruzan de forma incesante por sus pasillos, intento caminar sin chocarme con nadie, intentando anticiparme a los movimientos de todo aquel que se interpone en mi camino. Y como con casi todo lo que me rodea, intentí encontrarle su aplicación al fútbol, a mis entrenamientos.

Incluso pasó por mi cabeza llevarme un día a mi equipo al centro comercial más cercano y entrenar allí. La tarea en cuestión consistiría en marcar un punto de inicio e intentar llegar al punto final sin detenerse, sin tocar ni ser tocado por nadie, siendo el ganador aquel que lo consiga más rápido.

Eso implicaría, ver más allá de lo que tenemos delante, más allá de nuestros propios pasos, implica ver si la persona que va delante es una señora mayor cargada de bolsas o es una chica que mira a los escaparates con intención de detenerse, si es una pareja que va cogida de la mano o alguien parado esperando una cita que puede llegar en cualquier momento, también puede ser un joven que va con prisa a trabajar, por lo que te abrirá camino, o un grupo de amigos que caminan charlando y jugando sin rumbo alguno, o una familia con niños pequeños revoltosos, moviéndose por todos lados. Eso debe modificar también nuestra trayectoria, debiendo regular la marcha, acelerando si vemos un espacio libre, frenando cuando intuimos que delante va a haber demasiada gente o girando previendo que por delante nuestro puede que no tengamos opción de avanzar, incluso retrocediendo para buscar una vía libre en otra dirección.

Puede que por la calle o en el centro comercial no haya nadie que de forma deliberada intente obstaculizarnos o  se empeñe en evitar nuestra marcha, como si lo haría un contrario durante un partido de fútbol, pero la imprevisibilidad de los movimientos supuestamente impredecibles de la multitud que se cruza en nuestro camino, posibilita un escenario hipercomplejo que bajo mi punto de vista es altamente interesante para el entrenamiento del fútbol.

¿ Alguien se atreve a probarlo?

Tagged , , ,

LOS 25 CONSEJOS – DEL 16 AL 20

Semanas después seguimos con la explicación teórica de los 25 consejos. Repetimos que la lista no es cerrada, así que aunque aquí damos importancia a estos 25 puntos, hay muchos aspectos que no aparecen en los consejos redactados.

Os animo a aumentar la lista, de cara a una segunda edición actualizada y mejorada…

Nota: cada consejo debe adaptarse a la realidad del entrenador, el equipo y los jugadores.

16. Tus “tácticas” deben ser explicadas a través de tus tareas.

A veces los entrenadores, tendimos a darnos más importancia de la realmente necesaria, y pensamos que nuestros jugadores comparten nuestros pensamientos en lo que hace referencia al entrenamiento y al equipo, y muchas veces no es así. Es por esto, que no recomendamos que a la hora de dar charlas (sobre todo en edades tempranas) nos extendamos en el tiempo, y pretendamos que los jugadores entiendan nuestro discurso.

Para que nuestros jugadores capten, interioricen y en definitiva aprendan, es necesario que practiquen. Es allí, en la práctica, en las tareas, dónde los jugadores podrán aplicar los conceptos que nosotros como entrenadores hemos planteado. Puede parecer un camino más lento, pero os aseguramos que es mucho más provechoso.

17.   Como técnico debes guiar y no dirigir.

Este es un punto clave para el correcto desarrollo de nuestros jugadores. A veces, el orden, la disciplina y el control que queremos implantar en el entrenamiento coarta las posibilidades de nuestros jugadores y evita que luego, en condiciones de juego real, sean capaces de mostrar todo su potencial. Es cierto que el entrenador debe marcar una pauta, para facilitar el rendimiento del equipo, pero a base prohibiciones, ordenes e reglas estrictas, puede que lo consigamos, pero seguramente estaremos tapando el potencial de muchos de nuestros jugadores, y a la vez estaremos evitando que sean capaces de identificar sus propios errores.

Nuestra actitud en el entrenamiento debe ser la de una ayuda para los jugadores, no la de un director. Proponiendo tareas abiertas  e intentado identificar los puntos débiles y fuertes de nuestros jugadores des de la observación, podremos ayudar a nuestros jugadores. Requiere paciencia, pero vale la pena, el jugador lo agradecerá.

18.   No por usar mucho material serás mejor entrenador.

Por suerte, la profesionalización el mundo del deporte, y del fútbol en particular, ha facilitado que ahora mismo dispongamos de multitud de material auxiliar para el entrenamiento. Aún así, debemos ser conscientes de que si el fútbol es uno de los deportes más practicados del mundo, es en parte, porque no requiere de casi nada para jugarlo, únicamente un balón.

No debemos ser esclavos ni de petos, ni de conos, ni de mini-porterías ni de cualquier utensilio inventado, a la hora de presentar nuestros entrenamientos. A menudo, simplificar las tareas nos va a dar una imagen pobre des de fuera, pero será la más parecida al juego real, dónde todos estos elementos desaparecen quedando únicamente el campo, las porterías, el balón y el equipo contrario.

19.   Observa antes de corregir, puede que lo que tu consideres un error no sea más que una “fluctuación” en el proceso de auto-aprendizaje del jugador.

La prisa por el competir en edades tempranas ha favorecido la corrección en pro de la observación. Muchas veces la corrección en el entrenamiento implica más al entrenador (pues debe estar pendiente del juego para ser capaz de observar aquello que, a su parecer, es un error) que no a los jugadores, pues estos han sido corregidos justo al realizar dicho error, y la mayoría de las veces no han podido experimentar las consecuencias de sus acciones y/o errores.

Puede que observando y restando callados, pueda parecer que somos peores entrenadores, pero tendremos una visión más global del nivel de nuestros jugadores, podremos obtener mucha más información respecto a cómo actúan después de cometer un error, que hacen cuando se les presenta una situación parecida después de haber fallado, como se regulan para probar otras soluciones, o como realmente son capaces de diseccionar cada acción e incorporar a su repertorio aquellas situaciones que han resuelto con éxito.

Puede que también sea un camino más lento, pero realmente a partir de esa observación podremos ayudar y entonces corregir al jugador con mucha más información.

20.   No finalices una tarea sin tener antes todo preparado para la siguiente.

Es muy común cuando no disponemos de un equipo de trabajo, que el entrenador no dé abasto a la hora de preparar el material para las actividades y no pueda enlazar las tareas como le gustaría. Pero no por ser más complicado, no debemos intentarlo.

En este caso aconsejamos que cuando la tarea que estamos realizando esté llegando a su fin, nos desentendamos físicamente de la actividad y empecemos a preparar el espacio y/o material de la siguiente, dejando al grupo manejando la actividad. Si preparamos tareas dónde los jugadores actúen por sí solos, nosotros como entrenadores tendremos libertad para movernos y tenerlo todo a punto para la siguiente actividad.

Una vez esté todo preparado puedes gestionar la transición, el descanso, el desplazamiento y la explicación con total tranquilidad.

RAFA NADAL NOS MUESTRA EL CAMINO

Estoy días estoy disfrutando la lectura de Rafa, mi historia (Editorial Indicios), libro escrito por el tenista Rafael Nadal y el periodista John Carlin.

Nadal, nos explica (entre otras cosas) como fue su proceso de formación como persona, deportista y tenista, y la influencia de su entrenador y tío, Toni Nadal, en dicho proceso. Creo que la lectura del libro puede ser muy útil para muchos padres, niños y sobretodo entrenadores de fútbol en etapas formativas.

Presento un par de fragmentos del libro, donde Nadal explica sus inicios:

” Todos nos pusimos muy contentos la tarde que gané ese campeonato (campeonato nacional de tenis sub12) con once años, pero fue Toni, incapaz como de costumbre de contener su tendencia a ponerme los pies en la tierra, quien aguó la fiesta. Llamó por teléfono a la Federación Española de Tenis, fingiéndose periodista, y pidió la lista de los últimos veinticinco ganadores del campeonato. Entonces, delante de la familia, leyó los nombres en voz alta y preguntó si alguna vez había oído hablar de ellos. Fulano de tal, ¿lo conoces? No. ¿Y a este otro? No. ¿Y a este? Tampoco. Sólo habían cinco que habían alcanzado un nivel decente como profesionales y cuyos nombres me sonaban. Toni sonrío.

“¿Te das cuenta cuenta, Rafael? Tus probabilidades de llegar a ser un profesional son de una entre cinco. Así que no te emociones demasiado con la victoria de hoy. Aún te queda mucho camino por recorrer, y es un camino difícil. Y lo que recorras depende de ti.”

Relativizar el éxito en categorías de formación…

Recuerdo aquells días en Sudáfrica como unas breves y emocionantes vacaciones durante las que, casualmente, gané un torneo de tenis. (…) Cuando regresé de Sudáfrica me encontré con que mi madrina Marilén había preparado una fiesta en casa de mis abuelos para celebrar mi victoria. Incluso había colgado una pancarta, aunque no llegué a verla. Toni se enteró de lo que se cocía, y se enfadó, arrancó la pancarta de la pared y se la llevó. (…) Me interceptó en la puerta de mis abuelos y me dijo:

” Vete a casa. Yo iré después, cuando haya tenido unas palabras con tu madrina y abuelos.”

No sé exactamente qué les dijo, pero por lo que mi madrina me contó más tarde, más o menos les espetó:

” Pero ¿estáis locos? ¿Qué estáis haciendo con este muchacho? Lo vais a echar a perder. No le deis tanta importancia a lo que hace”.

Toni no se contentó con aquello. Por la noche se presentó en mi casa y dijo:

“Bueno, no podemos perder el tiempo. Te quiero ver mañana a las nueve abajo, en la puerta. Iremos a Palma a entrenar.”

¿Estamos siguiendo el camino correcto?

Esta lectura debería ayudarnos a reflexionar a todos los que estamos metidos en el fútbol base, donde la mayoría de veces padres y entrenadores (coordinadores y clubes) tienen demasiado en cuenta la categoría en la que juegan sus hijos y el ganar, promocionar o subir , pasa a ser la prioridad y el objetivo que perseguimos en la confección de la plantilla, la programación de la temporada, el diseño de las sesiones y en el discurso de los entrenadores día a día. Es evidente que todos queremos ganar, pero el objetivo del fútbol base no debería ser este.

Está claro que tampoco ayuda el entorno, pues tanto los técnicos, como los coordinadores, directivos o presidentes, muchas veces valoran o son valorados en función de la categoría y la clasificación  de sus equipos. Sin embargo, quiero pensar que si los entrenadores quisiéramos cambiar esta tendencia y dedicarnos a fomentar el aprendizaje, podríamos hacerlo.

No sé si seguirian llegando tantos jugadores al fútbol profesional, pero estoy seguro que no habría tantos niños/as que abandonan el fútbol demasiado pronto.

Tagged ,

EL FÚTBOL, INTELIGENCIA COLECTIVA

Os presentamos este excelente documental dónde trata el entrenamiento del fútbol des de la perspectiva de la teorías de la complejidad.

Interesante que documentos como estos empiecen a ilustrar el trabajo de los entrenadores de fútbol, para ser conscientes que entendiendo la complejidad de nuestro deporte, podremos ayudar a nuestros jugadores de forma más eficiente.

(para ver el vídeo haz clic en la imagen)

“A menudo en el fútbol adquiere especial relevancia la figura del goleador como la persona capaz de batir al guardameta del equipo contrario, el portero al asumir la responsabilidad final de evitar que el rival se sitúe por delante en el marcador o el entrenador en su papel de pieza clave e ineludible en el diseño del juego del equipo.

¿Pero el éxito en el fútbol depende del buen rendimiento de cada figura en particular o es el trabajo de todos en conjunto lo que hace triunfar a un equipo frente a sus ambiciosos rivales?

Odisea les presenta este interesante documental donde analizaremos la importancia que la visión colectiva de conjunto adquiere en el ámbito futbolístico y comprobaremos que, precisamente, una visión excesivamente individualista en la preparación de un encuentro puede desencadenar en la más absoluta derrota. Bajo la premisa de que un buen equipo es aquel sistema humano hábilmente organizado para obtener óptimos resultados, observaremos cómo la inteligencia humana colectiva sólo emerge cuando cada individuo es consciente de su papel en una idea de equipo. Además, contaremos con la experiencia sobre el terreno de juego del entrenador Christian Gourcuff y su equipo que nos aportarán una perspectiva real y cercana de la relevancia de las estrategias colectivas en el ámbito futbolístico.”

ATAQUE EN SUPERIORIDAD NUMÉRICA 3X2+2

Presentamos una tarea para trabajar situaciones de superioridad e inferioridad numérica, aplicable a distintas categorías, nivel y numero de jugadores.

3×2+2 en oleadas

Un equipo de 3 jugadores + portero debe marcar gol a la porteria defendida por 2 defensas + portero. Si los defensas recuperan el balón tienen que conseguir gol a la porteria contraria. Si pueden realizar un pase a uno de los jugadores que esperan fuera del espacio, automáticamente estos 2 jugadores pasan a formar parte del equipo que estaba en inferioridad. Si el equipo atacante puede robar el balón antes de conectar con los jugadores exteriores pueden seguir atacando a la porteria.

 

Puedes descargarte la tarea GRATIS aquí

FÚTBOL BASE: APRENDIZAJE vs RENDIMIENTO

A veces los entrenadores necesitamos descubrir personajes como Mark Williams (Liverpool John Moores University), para que se nos caiga la venda de los ojos, y descubramos realmente qué tipo de entrenadores somos. Todos los que trabajamos con jóvenes jugadores, nos solemos llenar la boca diciendo que el resultado no es importante, que lo que nos involucra es la progresión de los jugadores, pero a la hora de la verdad, cuando el balón empieza a rodar, sólo unos pocos saben mantener la compostura.

Y para saber qué tipo de entrenador somos, para saber si realmente abogamos por un entrenamiento dirigido al aprendizaje, o si en cambio nuestra vena competitiva nos puede y nos lanzamos a la búsqueda del resultado por encima de todo, sólo debemos fijarnos en tres variables dentro de nuestro entrenamiento: la información que damos a los jugadores, el tipo de tareas que proponemos y el feedback que damos.

– El entrenador que persigue el rendimiento se caracteriza por dar muchas instrucciones al jugador en cada una de las tareas y ejercicios, corrigiendo constantemente, plantear tareas siguiendo una estructuración programada y específica y dar un feedback muy detallado.

-En cambio aquel que basa su entrenamiento para fomentar el aprendizaje, se caracteriza por dar poca información a sus jugadores, plantear una práctica aleatoria y variable y usar un feedback infrecuente y descriptivo.

Es interesante tener en cuenta a qué deporte jugamos, para determinar qué estilo deberíamos usar para nuestros entrenamientos. Pues a veces, damos demasiada importancia al control, la disciplina y el orden dentro del entrenamiento, y nos olvidamos que somos entrenadores de fútbol, y entrenamos a nuestros jugadores para jugar partidos de fútbol, caracterizados por la imprevisibilidad,  el caos y  el desorden.

A lo mejor tendríamos que ayudar a nuestros jugadores a responder de forma eficiente a la incertidumbre del juego, ¿no? Y si realmente, como afirmamos, consideramos el ganar (que no el competir) como una meta secundaria, deberíamos ahorrarnos gran parte de las ordenes directas que nos salen casi sin querer en medio de un partido y centrarnos a observar cómo reaccionan los jugadores durante el transcurso del partido, y así poder seguir planteando entrenamientos según sus necesidades.

Tagged ,

25 CONSEJOS – DEL 11 AL 15

Seguimos con la explicación teórica de los 25 consejos. Repetimos que la lista no es cerrada, así que aunque aquí damos importancia a estos 25 puntos, hay muchos aspectos que no aparecen en los consejos redactados.

Os animo a aumentar la lista, de cara a una segunda edición actualizada y mejorada…

Nota: cada consejo debe adaptarse a la realidad del entrenador, el equipo y los jugadores.

11. Plantea tareas abiertas, dónde no haya una solución única.

Es interesante que las tareas que planteemos no tengan un final cerrado, dónde ya sabemos de entrada como van a terminar. Siendo así estamos limitando al jugador, que únicamente va a repetir esa tarea en cuestión una vez tras otra, hasta dominarla, sin que ello implique una optimización adaptable al juego, pues en un partido de fútbol nunca se repetirá una acción. Utilizaremos el concepto de Memorización dinámica: “el repetir sin repetir“  de Julio Garganta para ilustrar este punto. Pues debemos inventar tareas que obliguen al jugador a decidir, a elegir, a escoger una opción en función de un contexto, para permitir así que esa “repetición”  sea significativa.

 12. Plantea tareas dónde se incida en la faceta creativa de los jugadores.

Nos equivocamos si pensamos que los jugadores en el campo se limitan a seguir las instrucciones que hemos dado en la charla pre-partido. El jugador en la mayor parte de situaciones del partido no tiene tiempo de pensar en lo que va a hacer, así pues es probable que tampoco tenga tiempo de recordar lo que le hemos dicho. El jugador durante el partido tiene delante sí multitud de estímulos que van a condicionar su acción y esa acción suya va a condicionar sus futuras acciones y las de todos los jugadores que hay en el campo. Dicho esto, y siendo conscientes de lo difícil que es poder controlar esas decisiones, como entrenadores tenemos la obligación de facilitar esa toma de decisiones a partir de nuestro entrenamiento y nuestras tareas. Así, pues aconsejamos que en cada una de las tareas que planteamos la creatividad del jugador sea un punto clave, siendo nuestra función el saber elegir el margen adecuado para que esa creatividad conduzca al jugador y al equipo a nuestra idea de jugar que perseguimos.

 13. Plantea tareas dónde para incidir en la comunicación y la interacción entre los compañeros

El hablar en el campo es un factor clave para incrementar el rendimiento del equipo. No podemos esperar que los jugadores hablen, se ayuden, se animen durante el partido cuándo no lo hemos puesto en práctica en los entrenamientos. Si planteamos tareas dónde los jugadores se relacionen entre sí y a la vez incidimos en la comunicación entre ellos, acostumbraremos al equipo a actuar de esta forma, ayudando a que esto suceda también durante el partido como hábito.

Además, la correcta comunicación en el campo es fundamental para el funcionamiento del equipo, pues debe ayudar a los jugadores a suplir las carencias perceptivas que tienen en situaciones con poco margen de tiempo para actuar, así que dónde mi ojo no llega, puede llegar una ayuda verbal de uno de mis compañeros.

También es importante a nivel psicológico y emocional, pues a veces cuando las cosas se tuercen y no salen, es cuando es más complicado que salgan voces de ánimo dentro del campo,  así que porque no acostumbrar a hacerlo a los jugadores en cada entrenamiento bajo estas circunstancias?

 14. Plantea tareas donde no se “corte” la dinámica del juego (no separes ataque y defensa)

El juego es indivisible, y en un partido de futbol la  fase ofensiva y la parte ofensiva no pueden ser separadas para nada. Es decir, nunca estaremos en fase defensiva sin haber estado instantes antes en faso ofensiva y al revés. Así pues, no debemos cortar la lógica interna del juego en nuestros entrenamientos. Deberemos plantear tareas dónde (aunque incidiendo en una fase concreta del juego) siempre esté presente las dos fases.

Para ilustrarlo, pondremos un ejemplo muy básico. Cuando planteamos un ataque en superioridad numérica para marcar gol a la portería contraria, nunca dejar que la acción muera cuando los defensas corten el balón, siempre incluir un objetivo a cumplir si esto pasa. Es decir, marcamos una acción de 4×3, dónde los 4 atacantes deben marcar gol, si los 3 defensas consiguen recuperar el balón deben llegar en conducción a la línea de medio campo, entonces, los 4 atacantes deben procurar evitarlo para seguir luchando por su objetivo, marcar gol. Os invitamos a probarlo en cualquier situación de vuestros entrenamientos, explicando siempre qué hacer en caso de pérdida y recuperación.

15. Dedica más tiempo en preocuparte por el estado de tus jugadores que en explicar tus “tácticas”.

Cada vez hay más técnicos de fútbol y mejor formados, y esto es bueno para el desarrollo de jóvenes jugadores. Pero a veces, los técnicos cometemos el error de querer demostrar todo lo que sabemos a partir de charlas teóricas, explicaciones inacabables o sesiones de vídeo. Debemos ser conscientes como son nuestros jugadores y que necesidades tienen, antes de empezar a soltar el discurso que hemos preparado. Los jugadores necesitan la información justa que les ayude a comprender el juego. Por lo demás, os invitamos a substituir esa parte del tiempo dedicado a estas “charlas” para preocuparos de vuestros jugadores, como se encuentran, si están contentos o tristes, si tienen problemas en casa o si tienen algunas sugerencias para el equipo o la forma de entrenar. Seguramente algunas de sus respuestas os sorprenderán e incluso modificaran el contenido de vuestra siguiente charla.

Tagged , ,

25 CONSEJOS – DEL 6 AL 10

Seguimos con la explicación teórica de los 25 consejos. Repetimos que la lista no es cerrada, así que aunque aquí damos importancia a estos 25 puntos, hay muchos aspectos que no aparecen en los consejos redactados.

Os animo a aumentar la lista, de cara a una segunda edición actualizada y mejorada…

Nota: cada consejo debe adaptarse a la realidad del entrenador, el equipo y los jugadores.

  1. El correcto desarrollo de la sesión es más importante que el cumplimiento de la misma.

Aunque es importante que las sesiones se cumplan siempre que sea posible, debemos ser conscientes que lo más importante es que el aprendizaje de nuestros jugadores sea significativo, por lo tanto debemos ver más allá del plan de trabajo y de la sesión y observar si el trabajo que se está llevando a cabo es el deseable y fomentar que siga así, aunque de esta forma tengamos que suprimir/modificar/cambiar alguna de las tareas previstas.

 2. Preocúpate por el estado de tus jugadores antes del entrenamiento.

Es importante preocuparse por tu grupo de trabajo, por tus jugadores. Ellos agradecerán que su entrenador a parte de entrenarles, también se interese por su estado físico, sus malestares, sus estudios y/o trabajo, sus problemas familiares, etc… No proponemos una rueda de preguntas antes de cada entreno para ver cómo estan todos, si no ser empáticos y soltar un Qué tal estás? Todo bien en el colegio/trabajo? Como vas de la pierna? Etc… de vez en cuando. A veces esta información puede hacer modificar una tarea, un rol dentro de un ejercicio o la intención de nuestro entrenamiento (por ejemplo, animar a un compañero que ha tenido un mal día en el colegio/trabajo, planteando normas dentro de la tarea X dónde se fomento el espíritu lúdico del grupo).

3. Son más importantes los jugadores que tu sesión de entrenamiento ( a pesar de haber estado horas preparándola).

Cómo comentábamos en el punto anterior, no podemos dejar de lado a nuestros jugadores en pro de cumplir con nuestra sesión de entrenamiento. Muchas veces se requieren modificaciones dentro de la sesión y dentro de las tareas debido al estado de nuestros jugadores. Antes de empezar a “dar broncas” cuando la tarea X no sale como habíamos pensado, intenta preguntarte el porqué no sucede lo que nosotros pensábamos. En primer lugar, debemos mirar si el grupo de trabajo es el correcto, si las condiciones de la tarea son adecuadas o si nuestra actitud o la de los jugadores es la adecuada para facilitar el trabajo. Observado esto, es de vital importancia tener la flexibilidad suficiente como para poder solventar estos problemas anteponiendo los jugadores por delante de la tarea. Ellos lo agradecerán.

4. Modifica la sesión sobre la marcha (SLM) si ves que es lo que se necesita en ese momento.

No confundir este punto con la improvisación. Es importante trazar una plan a seguir para ser coherentes con nuestro trabajo, de esta forma nos será mucho más fácil el poder modificar este plan SLM (sobre la marcha) si la ocasión lo requiera. Pero no debemos cometer el error en interpretar este SLM como nuestra forma de trabajar habitual, pues nos puede llevar a un entrenamiento sin sentido. A mayor experiencia, mayor es el bagaje para solventar estas situaciones con mejores resultados, pero recomendamos que aún siendo entrenadores noveles, no tengáis miedo a modificar la tarea/sesión si creéis que es lo correcto.

5. Plantea tareas siempre con el balón como protagonista.

El fútbol es un deporte que se juega con un balón, y todo lo que acontece en un partido de fútbol está relacionado con este objeto. Así pues, partiendo de esta base, céntrate en preparar tareas dónde el balón este presente, y olvídate de plantear tareas para mejorar otros aspecto que nada tienen que ver con este deporte si lo que buscar es la mejor futbolística de tus jugadores!

Tagged , ,

25 CONSEJOS – LOS 5 PRIMEROS

Después de liaros la cabeza con consejos de diferente índole, me dispongo explicar de una forma más detallada cada uno de los 25 consejos que publicamos hace unos días, poniendo algún ejemplo y justificando su inclusión en la lista. Es evidente que la lista no es cerrada, así que aunque aquí doy importancia a estos 25 puntos, hay muchos aspectos que no aparecen en los consejos redactados.

Os animo a aumentar la lista, de cara a una segunda edición actualizada y mejorada…

Nota: cada consejo debe adaptarse a la realidad del entrenador, el equipo y los jugadores.

1. Ten la mente abierta.

Cometerás un grave error si te presentas ante tu equipo, tus jugadores y tus colaboradores con una mente rígida incapaz de adaptarse a los cambios o circunstancias que van a suceder en el día a día de tu trabajo. Debes cuestionarte a diario tu método, sólo de esta forma vas a conseguir evolucionar. Escucha a los compañeros, observa sus entrenamientos, habla con los jugadores y sobretodo no pienses que lo que hasta ahora ha funcionado lo hará siempre, o al revés, lo que no te ha funcionado hasta ahora nunca lo hará. Mantén la ilusión en tu trabajo y piensa que la formación y curiosidad constante te harán crecer como técnico.

2. Piensa en que posiblemente el entrenamiento no saldrá como esperabas.

Con esta afirmación no queremos decir que tus planteamientos son erróneos. Sin embargo, como entrenadores tendimos a pensar que el trabajo que queremos llevar a cabo es siempre el correcto, pero nos cuesta aceptar que no salga como lo hemos previsto. No podemos ser egocéntricos y pensar que porque el planteamiento es el correcto va a salir bien, tenemos que ser conscientes que la complejidad de trabajar en un grupo humano implica que se puedan dar múltiples situaciones que escapan de nuestro control. Siendo conscientes de ello, seguro que podemos ayudar a que el funcionamiento del entrenamiento sea correcto, a pesar que no salga como habíamos imaginado.

3. Los objetivos deben buscar la optimización no la mejora.

Sobre todo en fútbol base hemos llenado hojas de programación y sesiones de entrenamiento con objetivos que persiguen la mejora de un gesto técnico, un automatismo táctico, los movimientos ofensivos de un sistema de juego, etc… En realidad, cuando estamos hablando de fútbol, estos objetivos no pueden perseguir la mejora de algo concreto, pues los contenidos del fútbol nunca van a presentarse de forma aislada en un partido, así pues, aconsejamos que vuestro objetivos se dirijan a la optimización de estos contenidos. Si entendemos que la optimización significa conseguir la eficacia de estos contenidos concretos inmersos en un contexto determinado, será mucho más fácil que esa “mejora” que buscamos sea visible en la competición.

Pongamos el ejemplo clásico de la mejora en el pase, y los 1001 ejercicios que se plantean para ello. Por más que el jugador sepa reconocer la superficie de contacto idónea para una buena ejecución, si este gesto técnico no es practicado en un contexto de juego, será muy difícil que el jugador reconozca el cuándo y el cómo utilizar ese gesto en el partido. Así pues, nos toca inventar tareas dónde ese pase esté presente en función de una situación que lo favorezca.

4. Prepara la sesión buscando la máxima participación de todos los jugadores.

Llegados a la sesión práctica, debemos obligarnos a aprovechar al máximo nuestro tiempo de entreno. Así que debemos plantear sesiones, dónde el paso de una tarea a otra implique el mínimo tiempo posible, y durante las mismas, la mayoría de jugadores estén implicados. Debemos evitar las tareas donde se hagan filas y en caso de realizar tareas dónde hay jugadores a la espera, procura que el tiempo de trabajo sea elevado en comparación con el tiempo de pausa. En cuanto a las explicaciones debemos recortar al máximo el tiempo de explicación, y adecuar el lenguaje que utilicemos a la edad y comprensión de nuestros jugadores. Es importante saber elegir bien los espacios, pues si usas espacios próximos o incluso el mismo espacio en tareas sucesivas, seguro que ahorrarás mucho tiempo de transición entre tareas. También debes tener en cuenta el número de jugadores y los grupos de trabajo, para que no tengas que ir cambiando de grupos en cada tarea.

5. Lo importante no son las tareas, es el contenido que queremos que se practique.

A la hora de plantear tus tareas, debes ser consciente primero de que contenidos quieres poner en práctica, pues de esta forma, podrás elegir de qué forma vas a poder llevarlos a cabo, eligiendo la tarea correcta. Si trabajas de esta forma, sólo modificando alguna regla, espacio o grupo, podrás seguir practicando el contenido que buscabas. Si eres esclavo de tus tareas, perderás demasiado tiempo intentando que sea exitosa, y perderás de vista el contenido de trabajo, que es lo importante.

Tagged , ,

4×2+4: CAMBIO DE ORIENTACIÓN

En estas primeras tareas propondremos diferentes tipos de rondo.

El rondo es un ejercicio que se relaciona con el calentamiento y con una dinámica lúdica del entrenamiento, pero nosotros queremos utilizar el rondo como una tarea muy útil para poner en práctica muchas acciones y situaciones presentes en el juego, y no solo como una mera diversión.  Así pues, podemos modificar algunas normas en estos ejercicios para trabajar nuestros objetivos sin quitarle el componente lúdico que la actividad presentar de por si.

4×2 + 4:  cambio de orientación

Se juega por parejas. Jugamos dos rondos en un espacio aprox de 8x8m separados 8m entre ellos. En un rondo juegan 4 atacantes contra 2 defensas, en el otro esperan 4 atacantes. El objetivo es mantener la posesión del balón dando un mínimo de 5 pases para poder hacer un cambio de orientación hacia el otro rondo. Los defensas deben seguir el balón rondo hasta que roben o hasta que se pierda el balón, siendo la pareja que pierde le balón la que pasa a defender.

Puedes descargarte la tarea GRATIS aquí

Tagged ,