25 CONSEJOS – DEL 11 AL 15

Seguimos con la explicación teórica de los 25 consejos. Repetimos que la lista no es cerrada, así que aunque aquí damos importancia a estos 25 puntos, hay muchos aspectos que no aparecen en los consejos redactados.

Os animo a aumentar la lista, de cara a una segunda edición actualizada y mejorada…

Nota: cada consejo debe adaptarse a la realidad del entrenador, el equipo y los jugadores.

11. Plantea tareas abiertas, dónde no haya una solución única.

Es interesante que las tareas que planteemos no tengan un final cerrado, dónde ya sabemos de entrada como van a terminar. Siendo así estamos limitando al jugador, que únicamente va a repetir esa tarea en cuestión una vez tras otra, hasta dominarla, sin que ello implique una optimización adaptable al juego, pues en un partido de fútbol nunca se repetirá una acción. Utilizaremos el concepto de Memorización dinámica: “el repetir sin repetir“  de Julio Garganta para ilustrar este punto. Pues debemos inventar tareas que obliguen al jugador a decidir, a elegir, a escoger una opción en función de un contexto, para permitir así que esa “repetición”  sea significativa.

 12. Plantea tareas dónde se incida en la faceta creativa de los jugadores.

Nos equivocamos si pensamos que los jugadores en el campo se limitan a seguir las instrucciones que hemos dado en la charla pre-partido. El jugador en la mayor parte de situaciones del partido no tiene tiempo de pensar en lo que va a hacer, así pues es probable que tampoco tenga tiempo de recordar lo que le hemos dicho. El jugador durante el partido tiene delante sí multitud de estímulos que van a condicionar su acción y esa acción suya va a condicionar sus futuras acciones y las de todos los jugadores que hay en el campo. Dicho esto, y siendo conscientes de lo difícil que es poder controlar esas decisiones, como entrenadores tenemos la obligación de facilitar esa toma de decisiones a partir de nuestro entrenamiento y nuestras tareas. Así, pues aconsejamos que en cada una de las tareas que planteamos la creatividad del jugador sea un punto clave, siendo nuestra función el saber elegir el margen adecuado para que esa creatividad conduzca al jugador y al equipo a nuestra idea de jugar que perseguimos.

 13. Plantea tareas dónde para incidir en la comunicación y la interacción entre los compañeros

El hablar en el campo es un factor clave para incrementar el rendimiento del equipo. No podemos esperar que los jugadores hablen, se ayuden, se animen durante el partido cuándo no lo hemos puesto en práctica en los entrenamientos. Si planteamos tareas dónde los jugadores se relacionen entre sí y a la vez incidimos en la comunicación entre ellos, acostumbraremos al equipo a actuar de esta forma, ayudando a que esto suceda también durante el partido como hábito.

Además, la correcta comunicación en el campo es fundamental para el funcionamiento del equipo, pues debe ayudar a los jugadores a suplir las carencias perceptivas que tienen en situaciones con poco margen de tiempo para actuar, así que dónde mi ojo no llega, puede llegar una ayuda verbal de uno de mis compañeros.

También es importante a nivel psicológico y emocional, pues a veces cuando las cosas se tuercen y no salen, es cuando es más complicado que salgan voces de ánimo dentro del campo,  así que porque no acostumbrar a hacerlo a los jugadores en cada entrenamiento bajo estas circunstancias?

 14. Plantea tareas donde no se “corte” la dinámica del juego (no separes ataque y defensa)

El juego es indivisible, y en un partido de futbol la  fase ofensiva y la parte ofensiva no pueden ser separadas para nada. Es decir, nunca estaremos en fase defensiva sin haber estado instantes antes en faso ofensiva y al revés. Así pues, no debemos cortar la lógica interna del juego en nuestros entrenamientos. Deberemos plantear tareas dónde (aunque incidiendo en una fase concreta del juego) siempre esté presente las dos fases.

Para ilustrarlo, pondremos un ejemplo muy básico. Cuando planteamos un ataque en superioridad numérica para marcar gol a la portería contraria, nunca dejar que la acción muera cuando los defensas corten el balón, siempre incluir un objetivo a cumplir si esto pasa. Es decir, marcamos una acción de 4×3, dónde los 4 atacantes deben marcar gol, si los 3 defensas consiguen recuperar el balón deben llegar en conducción a la línea de medio campo, entonces, los 4 atacantes deben procurar evitarlo para seguir luchando por su objetivo, marcar gol. Os invitamos a probarlo en cualquier situación de vuestros entrenamientos, explicando siempre qué hacer en caso de pérdida y recuperación.

15. Dedica más tiempo en preocuparte por el estado de tus jugadores que en explicar tus “tácticas”.

Cada vez hay más técnicos de fútbol y mejor formados, y esto es bueno para el desarrollo de jóvenes jugadores. Pero a veces, los técnicos cometemos el error de querer demostrar todo lo que sabemos a partir de charlas teóricas, explicaciones inacabables o sesiones de vídeo. Debemos ser conscientes como son nuestros jugadores y que necesidades tienen, antes de empezar a soltar el discurso que hemos preparado. Los jugadores necesitan la información justa que les ayude a comprender el juego. Por lo demás, os invitamos a substituir esa parte del tiempo dedicado a estas “charlas” para preocuparos de vuestros jugadores, como se encuentran, si están contentos o tristes, si tienen problemas en casa o si tienen algunas sugerencias para el equipo o la forma de entrenar. Seguramente algunas de sus respuestas os sorprenderán e incluso modificaran el contenido de vuestra siguiente charla.

Pau Marti Pau Marti (28 Posts)

Pau Martí Vicente – Spain UEFA Pro License football coach (Adelaide United FC, Kitchee SC, Hong Kong national team, FC Barcelona)


Tagged , ,

Deja un comentario